domingo, 30 de mayo de 2010

Capacidad de recuperacion de la salud publica o resistencia luego de la manifestacion de un evento adverso.

¡Bienvenidos a este espacio, donde compartiremos lecturas y comentarios sobre éste interesante tema que trata sobre la resistencia luego de un evento adverso!

Nuestras comunidades se ven afectadas a diario por eventos adversos, comprometiendo recursos humanos o materiales que afectan el desarrollo normal. Estos efectos van desde un simple accidente de transito hasta las devastadoras inundaciones o terremotos, a consecuencia requieren de atención de por parte de estado.
Muchos de estos incidentes no pasan a ser más que algo cotidiano, en algunos casos a escuchar las sirenas de las ambulancias, un transporte publico con varios lesionados, y estos son atendidos por los organismos de primera respuesta, asimismo esto puede ser un evento adverso donde hallan victimas que sobre pasen la capacidad de los organismo de primera respuesta y de lugar a solicitar ayuda de poblaciones cercanas o incluso ayuda internacional a dicho evento.
Partiendo desde este punto de vista, Venezuela cuenta con una Constitución que textualmente dice en su articulo Artículo 332. El Ejecutivo Nacional, para mantener y restablecer el orden público, proteger al ciudadano o ciudadana, hogares y familias, apoyar las decisiones de las autoridades competentes y asegurar el pacífico disfrute de las garantías y derechos constitucionales, de conformidad con la ley, organizará:
1. Un cuerpo uniformado de policía nacional de carácter civil.
2. Un cuerpo de investigaciones científicas, penales y criminalísticas.
3. Un cuerpo de bomberos y bomberas y administración de emergencias de carácter civil.
4. Una organización de protección civil y administración de desastres.
La Ley de la Organización nacional de Protección Civil y Administración de Desastres, nos dice textualmente en su artículo 5. “Se crea la Organización Nacional de Protección Civil y Administración de Desastres como un componente de la Seguridad de la Nación, con el objeto de planificar, coordinar, y supervisar el cumplimiento de políticas orientadas a la preparación del Estado para actuar ante desastres”.
“Pero realmente el pueblo de Venezuela esta preparado y capacitado para actuar ante un evento adverso donde exista el mínimo daño humano y material en caso de haber un evento adverso”, en tal sentido pienso que la comunidad debe de ser adiestrada en la materia ya que esta juega un papel fundamental en la respuesta a eventos adversos, considerando que el pueblo son personas pertenecientes o no a Órganos de Primera Respuesta, ya que no podemos delegar toda la responsabilidad de la atención de estos eventos, y en la medida que estemos preparados, no todos lo eventos se convierten en desastres. En tal sentido la dotación de materiales y equipo, es fundamental para la atención de estos eventos, no es menos importante la capacitación y participación de la comunidad.
Esto nos lleva hace reflexionar si realmente durante la “Tragedia de Vargas” se contaba con planes dirigidos y planificados correctamente o, si ya se habían difundido a la comunidad, aquí nos damos cuenta que los procesos de capacitación a las comunidades y de resiliencias hospitalarias:
 No formaban parte de una política de Estado
 Las actividades de capacitación son limitadas ya que no atienden todos los sectores.
 No existen procesos de planificación, basados en estudios previos, que permitan detectar las necesidades de cada comunidad que son realmente vulnerables.
 Adecuar los esquemas de capacitación para sus creencias y costumbres
 En este proceso deben involucrase todas la instituciones, desde la educación la infraestructura, defensa, economía y todas las áreas que forman al estado. Todo esto para obtener buena y verdadera cultura de emergencia.

“No todo lo que se enfrenta se puede cambiar”
“Pero nada cambiara mientras no se enfrente”
(James Baldwn)